Costos afectan producción de rubros básicos en el país

alimentacionsana  La producción de alimentos sigue estando comprometida por el rezago que acumulan los precios de los productos que están sometidos a la regulación.

Mientras los costos de producción suben constantemente, los precios permanecen congelados durante meses e incluso años, lo que hace cuesta arriba la sostenibilidad de la producción y pone en riesgo el abastecimiento.

Si bien el Gobierno ha señalado que los costos de producción están en constante análisis, las decisiones en materia de precios no se han materializado, por lo menos no de forma oficial.

En las estructuras de la agroindustria nacional se evidencia que los fletes de transporte y los incrementos salariales son los costos que más pesan. Aunque los precios de las materias primas están regulados, registran aumentos con mayor frecuencia que los productos terminados.

En 12 años de control de precios, el importe de la pasta ha sido modificado por el Ejecutivo en pocas oportunidades y en proporciones insuficientes, en comparación con el avance de los costos. En ese mismo período, por cada vez que subió el precio de la pasta el del transporte lo hizo 4 veces; el del trigo durum (materia prima) subió una vez, pero el costo de los empaques lo hizo 0,8 veces; y el del salario 3,2 veces.

De acuerdo con las estimaciones de las empresas, el precio actual de las pastas alimenticias acumula un rezago de 269,69%. El costo de producción por kilo es de Bs 20 y el precio de venta al público está fijado en Bs 5,41 desde agosto de 2013.

La situación en el aceite de maíz es más dramática. El precio del aceite de maíz se mantiene congelado desde octubre de 2011 en Bs 10,69, mientras que el costo de producción está en el orden de los Bs 22. El rezago acumulado es de 105,79%.

La semana pasada, Alimentos Polar alertó que la producción de la harina precocida de maíz estaba comprometida porque en el último año los costos subieron 60,9% y el precio permaneció fijado en Bs 5,41 el kilo y resulta insuficiente.

Desde el sector agroindustrial explican que, durante los 12 años de regulación de precios, por cada vez que subió el precio de la harina el costo en transporte varió 4,3 veces; la mano de obra 1,7 veces y la materia prima 0,82 veces.

En mayo de este año, la Superintendencia de Defensa de los Derechos Socio Económicos (Sundde) revisó los costos de producción y ajustó en 31,9% los precios del arroz blanco de mesa, de Bs 7,20 a Bs 9,5, precio que fue insuficiente para cubrir los costos de producción.

El precio del pollo y el azúcar también fueron revisados, aunque el resultado no fue satisfactorio para los productores, pero sí aminoró las pérdidas y oxigenó la producción.

El sector lácteo enfrenta una crítica situación. El costo de la materia prima es hasta cuatro veces superior al de la leche pasteurizada; y en el caso de los quesos, los precios regulados no permiten cubrir el costo de la leche cruda a puerta d corral.

En este rubro las distorsiones de precios superan el 200%, situación que ha comprometido el abastecimiento de sus diversas presentaciones.

Mensualmente las industrias presentan sus estructuras de costos al Gobierno pero no reciben ninguna retroalimentación. El impacto de este silencio se ve en la producción y en los niveles de abastecimiento de los alimentos básicos.

Vía El Universal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s