Fiscalizaciones amenazan empleo en el comercio

comercios-fiscalizadosPresionado por un ciclo donde los comerciantes comenzaron a utilizar el tipo de cambio paralelo como guía para calcular los costos de reposición y por tanto, el precio de electrodomésticos, calzados, repuestos para automóviles se disparó, en noviembre del año pasado el Gobierno inició una serie de fiscalizaciones para obligar a rebajar los precios.

La medida alimentó la demanda de quienes decidieron aprovechar la caída de los precios en tiendas emblemáticas y paralizó a quienes importaban con dólares adquiridos en el mercado paralelo.

El problema es que no ha habido un sustituto para el mercado paralelo. El Sicad solo ha desembolsado 90 millones de dólares en lo que va de año, una cifra ínfima y Cadivi no ha cubierto las necesidades de sectores prioritarios como salud y alimentación.

En este entorno la caída de los inventarios es palpable y fuentes del sector comercio explican que existe el peligro de que la escasez de productos como repuestos para automóviles continúe aumentando.

Esta previsto que hoy el Banco Central convoque a una subasta del Sicad pero los comerciantes desconocen si serán incluidos.

La expectativa del sector es que el nuevo mercado de permuta, que debería comenzar a operar este mes, garantice las divisas para restituir el nivel de los inventarios.

No obstante, el Gobierno contempla un mercado de permuta controlado, donde no todos podrán comprar y la cantidad a adquirir será limitada.

Mercado laboral

Las consecuencias de las fiscalizaciones realizadas al final de noviembre pasado se hacen sentir en materia de empleo. Comercios cerrados, otros con escasa mercancía y con horarios ajustados, recorte de personal e incertidumbre son parte de la radiografía. En un recorrido realizado por El Universal en varios locales comerciales, trabajadores manifestaron desconocer sobre el futuro de la empresa y su continuidad laboral. Si bien en varios casos no se ha producido despido de personal, reconocen que las fallas en la reposición de inventarios hacen inviable mantener la nómina. Una importante tienda de calzados no ha recibido mercancía desde noviembre y será a finales de este mes o a principios de marzo cuando está prevista la reposición de inventarios. Mientras, los 10 empleados que allí laboran están prácticamente cumpliendo horario y confiados de que será una situación pasajera.

Lo mismo ocurre con otras importantes cadenas de ropa y artículos para el hogar. En uno de los sitios visitados se mantienen los 35 trabajadores en planta, pero ahora con menos tareas porque no hay suficiente mercancía. El encargado sabe que la situación es insostenible, “pero la gente es 100% fiel con la empresa”. Agrega que la regulación impuesta por el Ejecutivo sobre los precios no permite cubrir los gastos operativos y de allí la incertidumbre laboral. “Sería una lástima aplicar despidos”, apunta.

La situación ha obligado a comercios a ajustar sus horarios y programar cierres de dos días a la semana. En los grandes malls, hay tiendas que ya no abren los domingos ni lunes, y en la semana lo realizan a partir del mediodía hasta las 8:00 de la noche.

En algunos casos los propietarios no solo ven disminuir sus ventas, sino que los empleados han dejado de percibir comisiones u otros ingresos, como horas extras y recargos por laborar un domingo.

Vía El Universal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s